Evangelio de hoy, 30 de mayo de 2023 | Seguir a Jesús