Evangelio de hoy, 14 de agosto de 2023 | Dios lo puede todo